como-cepillarse-los-dientes

Antes la salud bucal era deficiente debido a la precaria tecnología que había en el momento, además, la educación sobre la higiene bucal era tan precaria, que se limitaba a lo más básico y escolar, esto se debía a qué en realidad, no existían métodos totalmente eficientes para mantener una dentadura totalmente sana más allá que una simple crema dental y un cepillo convencional.

Hoy en día, aprender a cómo cepillarse los dientes es una de las herramientas más eficientes para el cuidado bucal, además, es una parte regular de las rutinas de cuidado personal de todos, sin embargo, muchos dentistas estiman que la mayoría de las personas tiene un par de hábitos de cepillado que están causando daño a sus dientes y encías.

Tal vez te estás cepillando mal y no lo sabes

En primer lugar, no es necesario imitar a los actores que se ven en los anuncios de pasta de dientes. Los dentistas consideran que ese movimiento que realizan es el primer hábito dañino que debe detenerse. Las cerdas de tu cepillo de dientes están hechas de nylon, que, en realidad, es bastante duro en comparación con las blandas encías y la dentina. Estas no se desarrollaron para manejar el movimiento de barrido de su cepillo de dientes a base de nailon, convirtiéndose en pequeños cuchillos causando micro daños que las desgastan con el tiempo.

También te sorprenderá al saber que las cerdas también se endurecen con el tiempo. Esta es la razón principal detrás de la recomendación de los dentistas de reemplazar su cepillo de dientes regularmente. El nylon se hace pulido y redondeado para que sea más suave en las encías. A medida que se cepilla, los dientes desgastan esta capa, haciendo que sea más filoso y dañino. Eventualmente, se vuelve tan abrasivo que comienza a desgastar los dientes y dañar las encías.

Finalmente, es crítico que no te cepilles inmediatamente después de comer algo ácido, con alto contenido de azúcar o carbohidratos. La recomendación de cepillarse justo después de comer se basa en la idea de que puede eliminar los alimentos dañinos antes de que influyan perjudicialmente en la boca. Pero si te cepillas directamente después de ingerir los alimentos mencionados anteriormente, levantarás el esmalte que recubre a los dientes.

Si eliges comer alimentos como café, refrescos, jugos, galletas, dulces o cualquier otra cosa que sea ácida o con alto contenido de azúcar y / o carbohidratos, es recomendable que esperes al menos de 30 a 45 minutos para cepillarse. Las encías retraídas, las hendiduras en la dentina y el esmalte desgastado no se pueden corregir sin cirugías y restauraciones costosas, por lo que es tan importante que cambiemos el eslogan “cepilla todos los días tu boca” a «asegúrate de cepillar correctamente tus dientes».

La manera correcta de cepillarse

Cuando te cepillas demasiado mal se pueden causar tantos males, que las afecciones futuras pueden ser incurables a menos que se reparen con cirugía. Es decir, todos esos daños son permanentes, pero en gran parte prevenibles. Aquí encontrarás algunos consejos para perfeccionar su cuidado bucal:

  • Rompe los hábitos dañinos: Es recomendable que comience a cepillarse los dientes con la mano no dominante para corregir sus hábitos de cepillado. Se sentirá muy incómodo, pero te hará prestar atención.
  • Cepillar en un movimiento oscilatorio o vibratorio: El mejor movimiento es imitar la acción de un cepillo de dientes eléctrico. Idealmente, su cepillo de dientes no se moverá hacia arriba y hacia abajo o de lado a lado en un movimiento de serrado, sino en uno circular.
  • Compra solo cepillos de dientes muy suaves y cámbielos regularmente: Siempre adquiera aquellos con cerdas muy suaves. El nailon es un material resistente y puede dañar fácilmente las encías y la dentina, también se endurece con el tiempo siendo necesario un cambio cada tres meses aproximadamente.
  • No cepilles justo después de comer: Si bien esto es especialmente cierto después de comer algo ácido, azucarado o con alto contenido de carbohidratos, lo mejor es ir a lo seguro y evitar el cepillado hasta unos 40 a 50 minutos después de comer. Podría ser bueno quitarte toda esa comida de los dientes y tener mejor aliento, pero también corres el riesgo de sacar pedazos de esmalte.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *