A-qué-edad-debo-llevar-a-mi-hijo-al-dentista

La respuesta, para algunos, es sorprendente. Los niños pequeños deben ver al dentista a la edad de 1 año, incluso si todavía están saliendo los dientes. Una visita temprana al odontólogo es una excelente manera de garantizar que los dientes de su hijo crezcan adecuadamente, además para que el pequeño no experimente ninguna caries dental. También es una forma de educar a los padres sobre el cuidado apropiado de los dientes de su niño, ya que el odontólogo deberá orientarlos en las prácticas correctas de cepillado y atención bucal.

Buscando al dentista adecuado

Lo ideal que todo padre debe hacer es informarse bien si el dentista está especializado en el tratado de niños, no todos los profesionales de la salud dental están dispuestos a atender a niños, por ello es mejor preguntar primero antes de efectuar una cita con tu dentista habitual. En algunos casos hay odontólogos que se identifican como “dentista pediátrico”, esto lo hacen para que ya los padres sepan de antemano su conocimiento con el trato de niños.

¿Qué sucederá en la primera cita de dentista pediátrico de mi hijo?

Debido a que su hijo será tan pequeño en su primera cita con el dentista pediátrico, la primera consulta será parecida a una reunión informal, aunque claro, esto puede variar dependiendo de cómo trabaja el odontólogo. En todos los casos, el dentista deberá confirmar que los dientes de su hijo están creciendo adecuadamente, e incluso puede realizar una limpieza pequeña. Los rayos X raramente se requieren a esta edad, aunque se pueden solicitar si su hijo tiene signos de caries dental o alguna malformación extra relevante.

 

Una vez que su hijo haya visto al dentista pediátrico por primera vez a la edad de 1 año, es recomendable llevarlo de nuevo cada 6 meses. Con el tiempo, estos chequeos semestrales se convertirán en citas más largas a medida que su hijo vaya creciendo, aparezcan más diente y se haga necesario más limpiezas o exámenes.

¿Cuáles son las recomendaciones adecuadas de higiene bucal para los dientes de los niños?

Incluso antes de que su hijo comience la dentición, debe limpiarse las encías con una gasa o un paño tibio y mojado para eliminar cualquier alimento, leche materna o restos de fórmula. La comida que queda en la boca puede causar bacterias, que incluso pueden conducir a la enfermedad de las encías en los niños pequeños.

 

Los dientes de leche deben cepillarse dos veces al día. Las opciones de cepillos de dientes para bebés incluyen un dispositivo tipo dedal que se coloca sobre su dedo índice y cepillos de dientes de cerdas suaves, de esta forma se evita lastimar las encías.

 

El flúor es una parte importante de la higiene bucal de un niño, pero tragar pasta de dientes con flúor puede provocar la decoloración de los dientes o dolor de estómago. Hasta que su hijo tenga edad suficiente para escupir su pasta de dientes, use una de entrenamiento las cuales no contienen flúor. Una vez que su hijo tenga edad suficiente, cambie a pasta de dientes con flúor.

 

De todas formas, esas recomendaciones las dará el dentista a lo largo de las consultas semestrales que debe acudir el niño, de esta forma se garantiza un óptimo desarrollo de sus dientes.

 

Muchos padres también tienen preguntas sobre cuándo y con qué frecuencia deben usar el hilo dental en sus hijos. La respuesta es que en los dientes de los niños se debe usar hilo dental cada día tan pronto como haya dos dientes uno al lado del otro. Algunos padres prefieren usar hilo dental tradicional, mientras que otros prefieren usar hilo dental pre roscado.

 

En estos casos es mejor preguntarle al dentista para que éste lo oriente a usted para seleccionar el hilo dental más adecuado para su hijo. No solo es necesario eliminar la placa de los dientes del niño, sino que también los hábitos de higiene bucal se desarrollan mientras vaya creciendo.

 

El objetivo al cepillarse los dientes y usar hilo dental antes de tiempo es enseñarle a su pequeño acerca de la higiene dental adecuada para que él o ella tenga el hábito arraigado cuando sean adultos ya formados.

 

Si te gustó, comparte en tus redes sociales.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *